El hurto de la primavera

(Diario de un confinamiento) Hoy las vidas no transcurren en el suelo, están izadas en los tejados sobre el claroscuro de la tarde nublada de marzo. El cielo está sitiando el sol, lo oculta y nos roba la primavera. Sobre el ventanal, las gotas resbalan de una en una con la delicada elegancia de una floración temprana, flores de cuarzo y diamante, que intentan con pertinaz voluntad sustituir al cerezo.

Diario de un confinamiento. La casa

El centro de mi pequeña casa es una gran ventana bendecida por el oeste. El techo de mi casa en invierno reverbera de palomas, en primavera reverbera de vencejos. Sobre el suelo, en las noches de luna llena, la luz dibuja la ventana, y en esa hora precisa el silencio y la noche se abrazan y mi casa late, late en paz. En mi pequeña casa la luz entra por las cuatro esquinas y el sol se cuela rebelde y en los días insolentes no da tregua. Adora tumbarse sobre el sofá y envuelve el aire en un resplandor de […]

Yo pido remontar sobre las nubes

Cómo será tocarte a mi costado Juan Gelman (Soneto blanco aéreo-asonantado) Yo pido remontar sobre las nubes,intrépida, crecer en ligereza.En medio de la bruma atarme al airedespegando las piernas de la greda. ¿Cómo será el peso de tu vuelode sauce cristalino y encelado?Y arriba en el señuelo de tu piel,¿cómo será sentir tus leves brazos? Yo pido remontar sobre las nubes.Los brazos como alas, desnudadas;hermana, al fin, de sabias golondrinas. ¿Cómo será rendirnos sobre el nimbo?Tu cuerpo embarcadero algodonosodel sexo de la alondra con la brisa. (Enero del 2020) Nota: La maravillosa ilustración que encabeza este texto es de Lorena […]

EN CUERPO Y ALMA

Te propongo que te arrojes
de mis yemas al vacío.
Acordonar nuestros labios
en lo incierto del idilio-.

Mi corazón de estanque

(Explorando el romance) En mi corazón de estanquedonde guardo las palabras,reverdecen los nenúfaresy el aire mece las cañas En el fondo de mi estanquedonde siempre es madrugada,doy cobijo a la quimeraque florece en las palabras. Y en el centro de ese estanque,sobre el agua una cascada,mi corazón desprendidoen jirones de palabras

MANIFIESTO DE LA PALABRA DIGNA.

Aquí dentro de nuestras ciudadelas de confort, algunas angostas como la carrocería de un coche. Fuera de las murallas, el mundo y el deshielo. Dejadlo bajo tierra, que lo pisen nuestros pies. Salid al aire con la dignidad intacta en el regazo. Navegar por las aguas de la conciencia es una travesía incierta, pero la recompensa es la vida. La palabra digna traza nuestro camino. Echaremos a andar, pero no regresaremos: 1. La poesía será resina, contendrá en un solo adjetivo el ámbar de un mundo náufrago.2. La poesía será el éxodo -el descarbonizado, el invisible, el abisal- a las […]

El poeta

Entre los hombres, uno busca, tiene en la mirada el trazo del pincel, los dedos de un orfebre que repuja el infinito. Y cada tarde, furibundo y resuelto, explora, con las alas trucadas, la fuente inagotable de la duda: “¿Dónde te escondes abril? ¿Encontraré en este pétalo embalsamado, las ruinas de aquellas primaveras? ¿En qué minuto se posaba el reloj cuando el mar -ácido y colmado de carbono- nos arrancó la playa?” Amanecer retratado por Ferran Reig

Es el poema

Es el poema, en los cantos cincelados de cada significante donde habita, reincidente, la fragilidad que escondo. Soy endeble en las palabras y puedes seguirme el rastro en la dimensión del verbo en la sombra que proyecta el sustantivo. Es el poema, el santuario al que voy y del que vuelvo. Donde visto de océano el vértigo doloroso. Esta reflexión ingobernable que desahucian estos dedos, se alimenta lentamente del regato de tristeza y soledades amordazadas. Es el poema donde brilla mi cristal -limpio espejo que devuelve el precipio- y a veces también irradia entre unos brazos.

¿Puedes quitarme el nombre?

(Endecha inspirada en la saga de Terramar) ¿Puedes quitarme el nombre? ¿Llevarte con las letras, el rostro del espejo, la noche de las bestias? Y fuera, sobre un bosque, izarme sin las rejas del miedo extenuante, dormir al fin disuelta. ¿Puedes quitarme el nombre? De pie, sobre la tierra, dejarme innominada sin rastro de soberbia. Entonces, vuelta en nadie, ser fósforo y promesa, el germen suspendido de flor en la floresta.

Romance aceituna

Me tomo un poema como una búsqueda estética no sólo como un canal de expresión pero cuando enriqueces tu lenguaje, enriqueces tu pensamiento. Nunca fue lo mismo un pájaro que un mirlo ni un árbol que un cerezo…..En estos tiempos en los que se pretende anular nuestra visión crítica del mundo…..un poema, aunque sea un simple poema de amor, es un trabajo de compromiso con la historia y con la sociedad porque amplía los horizontes del pensamiento. A mi amigo le dejo este poema, mi humilde forma de darle las gracias por formar parte de mi vida. A Lorca también […]