De viajes en bicicleta

“Si caminas solo, llegarás más rápido. Si caminas acompañado, llegarás más lejos”

Sólo hay una forma de coherente de ir a la Cumbre del Clima y es bicicleta., así dijo Joaquín Araujo y  es que ir en bicicleta es “una forma de estar en este mundo sin pesarle al mundo”

Hace ya día que salimos de Cibeles, en nuestras bicis. Vamos de pueblo en pueblo, atravesando páramos, subiendo alguna montaña, cruzando canales y pedaleando  a la vera de algún río. Castilla es hermosa, con los últimos colores del otoño salpicando el paisaje.  Atrás hemos dejado Segovia, Cuellar,   Valladolid, Palencia, todas ellas castellanas y sobrias, de calles resguardadas y amplios soportales. Ya hemos llegado a Burgos y el invierno nos está saludando asomando su nariz y envolviéndonos con sus brazos.  Nosotros sin embargo no tenemos frío.  De cada ciudad que dejamos atrás  nos llevamos un poco de calor con el que abrigarnos los pies y también ese suave sabor amargo que te dejan las despedidas.

A los amigos hay que quererlos y cuidarlos. Y así nos hemos sentido, queridos y cuidados.  Nos preguntamos  cómo podríamos agradecer el esfuerzo, las ganas y el tiempo que nos han ofrecido, es por eso que la crónica de hoy quiero dedicarla a todos esos colectivos que no sólo nos han ayudado sino que además nos han acompañado.

Y empiezo por la Asamblea Ciclista de Valladolid, fotogeneralvolcados desde el principio, nos  enviaron a la valiente Nuria que nos guió desde Segovia.  Cuando llegamos nos tenían preparada una acogedora sala donde pasamos dos días estupendos y divertidos.
¡Qué rica la sopa de ajo y los macarrones con verdura! Qué agradable fue la masa crítica por las calles vallisoletanas coreando “ nos vamos a París, sin contaminar”.  Nos despedimos de ellos reconfortados, agradecidos, descansados, con la ropa limpia y un poco tristes.  “Os echaremos de menos”

Con esa pequeña nostalgia instalada en nuestros corazones, después de una maravillosa ruta por el canal de Castilla, llegamos a la ordenada y clara Palencia.  Allí estaban nuestros amigos de Pata De Cabra, nerviosos y preocupados porque todos estuviéramos bien,  nos esperaban en el colegio Blas Sierra. Nos habían preparado el gimnasio del cole, una amplia sala con el suelo de madera, a las que pasamos descalzos, dejando el polvo del camino en la puerta.  Paseamos en  bici por la ciudad, caminando por la elegante calle mayor, empujando nuestras bicicletas y mezclándonos con los palentinos. ¡Qué bonitos los soportales, la catedral y el río Carrión!  Y cuánto disfrutamos por la noche con el concierto que nos habían organizado de Chiquito Fuelle Orquesta.  Una vez más al día siguiente, otra despedida, pero nos íbamos de Palencia acompañados  y con dos buenos guías.

Y así llegamos a Burgos, y lo hicimos con el invierno.  Ese día fue duro para los ciclistas 88 km, y un viento en contra del norte que cortaba las manos y los labios.  Y allí en la misma puerta del polideportivo estaban nuestros amigos de Burgos Con Bici, de la Asamblea Antifracking, de Ecologistas en Acción y de la CGT, esperándonos.  Por la noche, fiesta de bienvenida en la sede de Burgos con Bici, el Domingo bicicletada contra el fracking, el TIPP y el Cambio Climático, empañada por un triste e impactante suceso, luego un delicioso pincho ofrecido por la Asamblea Antifracking y por la tarde en el local de la CGT, entre todos debatiendo  y curando al mundo.  Muchas actividades, pero sobre todo mucho calor y esfuerzo, pedaleando por la ciudad, bajo la lluvia en un domingo que sólo invitaba a quedarse en casa, todos ellos estuvieron allí con nosotros haciendo de la hospitalidad la mejor de sus virtudes.  El lunes cuando partíamos nos llevábamos su amistad, su cariño y tres nuevos compañeros de rutas burgaleses.

Lo cierto es que estos días maravillosos que hemos pasado, con todos nuestros amigos, han sido el resultado de un gran trabajo en equipo previo, hecho con cuidadosa planificación y salvando algunas dificultades.  Todas estas organizaciones han dedicado tiempo a planificar todos los eventos, el alojamiento, las comidas autogestionadas pero además nos han brindado su compañía y la mejor de sus sonrisas.

Así que  a estas alturas, a menos de un mes de la Cumbre,  yo sólo tengo clara una cosa, sólo en la unión de personas y organizaciones habrá respuestas contra el Cambio Climático. Por eso encontrar amigos que compartan nuestros ideales, y luchen a nuestro lado, es el comienzo del cambio.

Deja un comentario