Piedad y despedidas.

En tus ojos mansos me gusta detenerme. Detrás de ellos estás tú, tu sonrisa y el silencio de los hombres justos y bondadosos, los de la humilde raza que rastrean estrellas.   Sé que ni elevando mis talones alcanzo a llamarte por tu nombre y que me respondas. Junio pasó de largo y se llevó […]

Les di las gracias.

El día que tú te fuiste, llegó la poesía y desde entonces versos y lágrimas caminan esposados por la calle de la mano. No hay Jueves que no llore, no hay Domingo que no culmine un poema.   El día que tú te fuiste, un poema me arrancó la ropa y ahora voy por la […]

A veces

A veces me pregunto
en cuantos versos cabe una despedida.
Hombre en el sendero,
el niño que tú llevas en la voz…….

Todo empieza por su nombre

Y acudo al arbolado, donde no me siento extraña donde el aire puro, determinado, arranca la añoranza a esputos y pulveriza mis lágrimas en diminuto rocío.   Y por fin, el agua vuelve al agua.   Y acudo al lugar donde la enramada me llama, y bailo, bailo, bailo al son del viento y llueve, […]

Migrante

Mi voz ni es de ciudad, ni está encerrada. Planea sobre el bosque. Se apropia de las alas de aquel águila a veces otras se desploma cansada. Se esfuerza a cada rato sintiendo el corazón en cada pierna. Su ritmo es el ritmo de las bielas. Su rima la del arroyo que susurra que te […]

Frente al verbo

No sé cuando aprendí a desnudarme, a despojarme lentamente de todos los adverbios y quedarme tiritando y temiendo frente al verbo.   No sé como aprendí a volcar mi alma, torrente enardecido y apresado en las esquinas del cuaderno, dejando en cada acento, una prenda que cubría mi llanto, mi amor, mis alegrías, mis íntimas […]

Podría

Podría navegar por tus ojos, confiando la tarde a su huella, hasta alcanzar el astro rutilante que parpadea en su fondo, incesante. Son tan pausados que asemejan remanso, son tan amables que parecen un faro. Podría echar las velas en tu bondad, tumbarme a soñar. Segura, a tu lado, no tendría zozobra, ni tempestad. Tranquila […]

Ritual

Quise redimir tu recuerdo, aquellas horas tibias en las que tu abrazo me rescataba del precipicio, desalojando, de una vez, la imagen maldita de tu ojos impasibles y tu mente desapasionada.   Pensé que una sola noche, una sola noche de las de antes, de las que latíamos al unísono en el patio de atrás […]

La lluvia.

No hay poema hoy que traiga la lluvia de ayer,

la poesía tiembla, atada, y  no encuentra el caudal

que la eleva por encima de las nubes,

de esas nubes que olvidaron llover