De amoresDe viajesDe viajes en bicicleta

En el valle de los niños

Nosotras que ayer fuimos creyentes del abrazo
desconcertadas hoy en esta orilla.
En medio de la bruma que sube hacia el estrato,
corriente de las vidas que temprano se disipan.
La niebla y la mañana ascienden apenadas.

-Ni el río, ni el sol,
detienen el rocío
ante tu marcha-

Nosotras que ayer fuimos audaces trapecistas,
habitantes del valle donde juegan los niños.
Pleamar del abrazo, del aire y de las bielas.
sobre el viento redondo y sin aristas.
Acunamos, redondo y tierno, a los amigos
apilando pedazos de niñez en las esquelas.

-Luna y oculta
en la sortija suave
de tus abrazos-

Vota esta entrada

Deja un comentario