De amores

Dulcísima

«Ven amado
Te probaré con alegría.»
Eunice Odio – Poema primero – Posesión en el sueño

Dulcísima ilusión la de nombrarte.
Nombrar, con alegría, el momento preciso
en que mi cuerpo extiende el mar,
y tu cuerpo las velas.
Nombrar, con alegría, el momento precioso
en que extiendes las flores de marzo,
y yo, la lluvia alegre de abril.

Dulcísima ilusión la de esperarte,
soñándote alegre,
hombre pando y hermano,
dueño de la espesura,
que despliegas tus ramas y recoges
abisal y extendido todo mi ser.

Dulcísima ilusión la de besarte.
Besar, con alegría,  la estela de tu risa
y el dulce regocijo de tu boca,
sortija arrebolada de esta tarde.
Besar, con alegría, la elipse de tu afecto;
que va desde la brisa a tus caricias
que vuelve sin aristas a mis yemas;
virándose en abrazo.

Dulcísima ilusión la de abrazarte.

Nota: ¿Cuándo termina un poema? ¿Cómo saber cuándo los versos se asoman al vértigo? ¿Cómo adivinar cuando dar paso al silencio? Tres años más tarde del impulso que motivó su ser, creo que doy hoy por terminada esta «Mi dulcísima» 

Que el 2021 les sea propicio

Deja un comentario