Me llaman a las alas.

Y yo que suelo hablarcon golondrinas, apuro,como un vaso, el silbidogracioso de sus mercadeos aéreos.Y ellas que atan mi mirada,me amarran al zigzag de su rapsodia,me llaman a las alas. En la foto que acompaña al poema, el fotógrafo Daniel Bieber capta el momento en que una bandada de estorninos toma la forma de un pájaro

En la matriz de la carrasca

Ahora que han sucedidode una en una las cinco escalascon sus diez peldaños -y aún así-alegre y obstinada esta brisatrae de vuelta la primavera. Que en pie y sin zapatos regresode la justa de nuestros cuerpos frágiles.Que vengo con mi soledad ilesa.Ahora, vedados, de entre mis sueñosretumban mis fantasmas. ¿Qué haré si estoy desnuday apenas incorpórea?¿Qué haré con el sigilocautivo en la esperanza? De mí perdida y vacuasin puntos cardinales,ni viejas referencias.Apenas desolada, apenas sorprendida,apenas vehemente, apenas desdichada. ¿Qué haré a cuestas con estas sombras?¿Qué haré con esta inclinación a las caricias?¿En qué tapices de masculinopulso me tenderé mañana? Descepada […]

De espaldas a la montaña

Estos días atrás en clase 1 hablábamos sobre el desnivel prometeico de nuestra civilización: Es tan difícil percibir -y aceptar- que nuestras acciones, nuestros hábitos de aparente trivialidad conllevan unas repercusiones tan gigantes que intentamos disociar nuestros actos de sus consecuencias. El faro de la moral languidece y seguimos hacia delante arrastrados por la inercia de la irreflexión.

Peligro y verbo

El hito que resistees la voz en penumbra de esa carta,los reglones titubeantesy temblones de un puente tibetano,construido con peligro y verbo.Las cúpulas azules ya no están,las alejé de míy ya nunca serán las cuatro. El tiempo inelástico,empequeñece la mañana. Solo tengo este sonido de pájaros-ellos sí me bendicen-y un sendero hacia la muerte.Solo tengo un yo, desmenuzadoen sal y anhelo, que voyrecogiendo cobarde al sonde esta ciudad ruidosa,laberinto de acequias y de duelos.

La funambulista emplumada

Ahora que mi balcón es un sanatorio pajaril, mi jazmín y yo podemos afirmarlo: todos los seres vivos tienen propósitos. Mi huésped paloma con sus cerebro casi reptiliano se empeña en auparse a un sitio que le preparo en alto y como las alitas le fallan, la terca de ella da su primeros aleteos de convaleciente y salta y no para hasta que lo consigue, a veces con más y otras con menos éxito. Pero si no lo consigue, ella persevera y entonces lo intenta trepando por las ramas de mi jazmín haciendo equilibrismos de funambulista conseguidora y emplumada. Y […]

Desideratum

Voy a soplar suavemente sobre las dunas de ese desierto sin caminos que nos separa. Abrirlo así, con decisión, y atravesarlo, valiente, como una avecilla que lucha contra la estación inclemente de la vergüenza y los reparos. Y en el centro de la estepa invocar en nombre del cariño, un clavel o una rosa o mi mano o una palabra o mi mirada: algo, que condense en un pequeño gesto, todos los abrazos de este mundo.O puedo intentar lanzar una paloma mensajera al aire para que se marchara del palomar de los afectos con sus alas cargadas de emoción y […]

El lobo en un futuro pospetróleo

Escribo en el Salto sobre el lobo. Un trabajo que hice este pasado mes de diciembre para el MHESTE, adscrito a la asignatura Conservación de Ecosistemas. Está escrito tal y como mis profesores me pidieron, con rigor, pero también está escrito con emoción, reverencia y poniendo de mí lo mejor de mi prosa. Os invito a leerlo: El lobo en un futuro pospetróleo: https://www.elsaltodiario.com/medioambiente/el-lobo-en-el-futuro-pospetroleoY aquí abajo os enlazo la bibliografía que por cuestiones de espacio no se incluye en el artículo: Bibliografía: Alaiz, N. S. (2011). Genética de la conservación: el lobo gris (canis lupus) (Doctoral dissertation, Universitat Autònoma de Barcelona). Durán, […]

Silente

Hubo un tiempo espléndido en el que escuchaba el dulce murmullo de las flores. Escuchaba como sacudían sus pétalos, el rumor de los pistilos y la sonata de los tallos estirándose al sol de la mañana. Se desplegaba la vida y entre la música de la acequia borboteante y juguetona, entre el aullido del viento y el limpio batir de las alas del cernícalo en el cielo, descalza y atenta, también te escuchaba. Era un tiempo espléndido y casi obsceno, de días acompasados por el dulce crepitar del petirrojo, la coral hilarante de las urracas, el jaleo en contrapunto de […]

Dulcísima

«Ven amadoTe probaré con alegría.»Eunice Odio – Poema primero – Posesión en el sueño Dulcísima ilusión la de nombrarte.nombrar, con alegría, el momento precisoen que mi cuerpo extiende el mar,y tu cuerpo las velas.Nombrar, con alegría, el momento preciosoen que extiendes las flores de marzo,y yo, la lluvia alegre de abril. Dulcísima ilusión la de esperarte,soñándote alegre,hombre pando y hermanodueño de la espesura,que despliegas tus ramas y recogesabisal y extendido todo mi ser. Dulcísima ilusión la de besarte,beber, con alegría, de tu boca.Construir en la argamasa de los labiosun refugio, soplar sobre la noche.Entrar, con alegría, en las memoriasde tus […]

Barco con papel

Estoy triste en tiy en esa perfecta libertadfabrico un barco con papelque el mary el salitre de todas las lágrimasimpregna, tinta y colorea,que cruza la tarde para alejarsey me desancla.Un viaje al ser, el viaje al fin.