La funambulista emplumada

Ahora que mi balcón es un sanatorio pajaril, mi jazmín y yo podemos afirmarlo: todos los seres vivos tienen propósitos. Mi huésped paloma con sus cerebro casi reptiliano se empeña en auparse a un sitio que le preparo en alto y como las alitas le fallan, la terca de ella da su primeros aleteos de convaleciente y salta y no para hasta que lo consigue, a veces con más y otras con menos éxito. Pero si no lo consigue, ella persevera y entonces lo intenta trepando por las ramas de mi jazmín haciendo equilibrismos de funambulista conseguidora y emplumada. Y […]

El lobo en un futuro pospetróleo

Escribo en el Salto sobre el lobo. Un trabajo que hice este pasado mes de diciembre para el MHESTE, adscrito a la asignatura Conservación de Ecosistemas. Está escrito tal y como mis profesores me pidieron, con rigor, pero también está escrito con emoción, reverencia y poniendo de mí lo mejor de mi prosa. Os invito a leerlo: El lobo en un futuro pospetróleo: https://www.elsaltodiario.com/medioambiente/el-lobo-en-el-futuro-pospetroleoY aquí abajo os enlazo la bibliografía que por cuestiones de espacio no se incluye en el artículo: Bibliografía: Alaiz, N. S. (2011). Genética de la conservación: el lobo gris (canis lupus) (Doctoral dissertation, Universitat Autònoma de Barcelona). Durán, […]

Silente

Hubo un tiempo espléndido en el que escuchaba el dulce murmullo de las flores. Escuchaba como sacudían sus pétalos, el rumor de los pistilos y la sonata de los tallos estirándose al sol de la mañana. Se desplegaba la vida y entre la música de la acequia borboteante y juguetona, entre el aullido del viento y el limpio batir de las alas del cernícalo en el cielo, descalza y atenta, también te escuchaba. Era un tiempo espléndido y casi obsceno, de días acompasados por el dulce crepitar del petirrojo, la coral hilarante de las urracas, el jaleo en contrapunto de […]

Lebensraum

En una clarividente conferencia Yayo Herrero hacía referencia a uno de los puntos centrales de la ideología nazi: el espacio vital (Lebensraum ). Sobre este principio ideológico se sostuvo toda la política territorial expansionista nazi. Los arios necesitaban y tenían un derecho natural a mayor espacio vital que los pueblos originarios de las tierras ocupadas; así pues, la deportación, el exterminio y la esclavitud estaban justificados. Todos conocemos las cifras genocidas de esta espeluznante historia. Si lo pensamos bien, si reflexionamos sobre la huella ecológica, sobre la gran cantidad de materias primas que proceden de otros lugares y que son […]

El largo ahora

A las doce menos cincoel reloj indica cuatrocientos siete.El mar es una escaleraque remonta la montaña,y abandona, infame, a las anémonas. A las doce menos cincolos negadores profesionales rasgansus camisas y sollozanpor la muerte del nevado.Afuera la selva tiembla. A las doce menos cincoel océano enmudece.Se ha marchado el cormorán;solo el Ángel revolotea las olas.El Niño se hace perpetuo. A las doce menos cincoel duelo arrastra la lluvia.Detrás del viento llega la arena.A los pobres -sometidos a la atmósfera-les arrancan la esperanza. A las doce menos cinco,el planeta es diferentey los hombres semejantes,marchan sobre el polvo, indignos.(¿Quién son estos que […]

¿Fuera de la realidad?

Se supone que Isaura, ciudad de los mil pozos, surge sobre un profundo lago subterráneo. Dondequiera que los habitantes, excavando en la tierra largos agujeros verticales, han conseguido sacar agua, hasta allí y no más lejos se ha extendido la ciudad: su perímetro verdeante repite el de las orillas oscuras del lago sepulto, un paisaje invisible condiciona el visible, todo lo que se mueve al sol es impelido por la ola que bate encerrada bajo el cielo calcáreo de la roca. De las Ciudades invisibles de Italo Calvino Es oficial, me he convertido en la pesada del cambio climático hasta […]

¿Quién lo asumirá?

Ensayo general del horror climático Australia lleva semanas ardiendo, millones de seres vivos achicharrados, uno de los santuarios naturales de flora y fauna únicas -milagro de la evolución en nuestro planeta- asolado por el fuego. Miles de australianas saliendo a marchas forzadas de sus casas en barca y por mar escapando del humo asfixiante, ciudades enteras evacuadas dejadas al pasto de las llamas. Las redes sociales nos devuelven fotos aterradoras, koalas sedientos y con quemaduras de primer grado, canguros carbonizados, un cielo del color de los infiernos, bomberos agotados e impotentes, familias enteras que pierden sus hogares y cifras escalofriantes. […]

Mi corazón de estanque

(Explorando el romance) En mi corazón de estanquedonde guardo las palabras,reverdecen los nenúfaresy el aire mece las cañas En el fondo de mi estanquedonde siempre es madrugada,doy cobijo a la quimeraque florece en las palabras. Y en el centro de ese estanque,sobre el agua una cascada,mi corazón desprendidoen jirones de palabras

MANIFIESTO DE LA PALABRA DIGNA.

Aquí dentro de nuestras ciudadelas de confort, algunas angostas como la carrocería de un coche. Fuera de las murallas, el mundo y el deshielo. Dejadlo bajo tierra, que lo pisen nuestros pies. Salid al aire con la dignidad intacta en el regazo. Navegar por las aguas de la conciencia es una travesía incierta, pero la recompensa es la vida. La palabra digna traza nuestro camino. Echaremos a andar, pero no regresaremos: 1. La poesía será resina, contendrá en un solo adjetivo el ámbar de un mundo náufrago.2. La poesía será el éxodo -el descarbonizado, el invisible, el abisal- a las […]

La viajera

Conozco a esta mujer,trabaja conmigo.Seguramente tú también la conoces.Es la que ayer por la mañanate dijo que tenía que darse prisay visitar Veneciaantes de que las aguas se la tragasen.Y entonces tú le dices:“pero si vas a allí,contribuirás a que desaparezcamucho antes”.Y ella contestaque quiere conocer Venecia.Y entonces le recuerdasque tiene un hijoy que por cumplir sus sueñosle va a dejar un planeta de mierda.Y ella contesta,con un leve gesto de resignación,que no quiere envejecersin haber conocido todos esos lugares.¿Conoces a esa mujer?Yo la conozco,trabaja conmigo. (Ilustración de Miguel Brieva)