De amoresDe literaturaDe viajes

Me llaman a las alas.

Y yo que suelo hablar
con golondrinas, apuro,
como un vaso, el silbido
gracioso de sus mercadeos aéreos.
Y ellas que atan mi mirada,
me amarran al zigzag de su rapsodia,
me llaman a las alas.

En la foto que acompaña al poema, el fotógrafo Daniel Bieber capta el momento en que una bandada de estorninos toma la forma de un pájaro

Deja un comentario