De literaturade naturaleza

Mariposa

Tras las alas tornasoladas de las libélulas
las ramas se proyectan sobre el río.
El hombre mira ensimismado
el reflejo del bote inmóvil.

-El ser más nimio apuntala al más gigante-

Leve con sus escamas irisadas
se detiene resuelta en los claveles.
El polen se desgrana sobre el hombre,
la tarde omnipresente, y el río nacarado.

-En la red de la vida, el breve nos sostiene-

La tarde tiene alas, el río tiene remos,
lo vivo propicia lo vivo,
y el hombre, que lo olvida,
celebra las abejas.

El río, el árbol y el hombre
se tienden a descansar
en las rojas corolas
que prefieren las mariposas.

-La envergadura de su vuelo
titila, centellea y envuelve el planeta-

Deja un comentario