De amoresDe viajes

Capaz y diestra.

Hoy dejo de añorar un paisaje, me pongo las botas de caminar,  la mochila viajera y la osadía de las valientes.  Hoy cambio la nostalgia por  la curiosidad. El lecho tibio por los caminos abiertos.  Un hogar por el firmamento.

Hoy tallaré en esa casa que ya es reminiscencia, esta leyenda: “Aquí descansó y soñó una mujer capaz y diestra. Luego continuó….”

Deja un comentario