De amoresDe literatura

Antimateria

Algunos arrastraban un duelo mudo,
de esos amordazados que se les niega
la condición de tristeza oficial,
de los que se acarrean como silencios de antimateria
dejando en cada esquina
fragmentos de madrugadas
que luego florecerán en sombras
y en noviembre.

Hechos de pérdida y de inocencia,
-reconocidos
en el vestigio impreciso de las miradas-
lo arrastraban penosamente,
del absurdo hacia el castigo
ascendiendo por una espiral
de cristales invisibles
en la que solo los silenciosamente tristes
se reconocían.

Deja un comentario